La vida sobre ruedas

Sinceramente, jamás hubiera pensado que me podría alegrar de ver a una hija mía en silla de ruedas. Para un padre en circunstancias normales, ese tipo de cosas no entran en tu cabeza. Es más, ni quieres imaginarlo. Obvio.

Luego, haciendo repaso y memoria de los seis años atrás, ver la autonomía que le da ese aparato, impresiona a cualquiera que la siga de cerca. Se lo pide el cuerpo, investigar, sentir que la dejamos despegarse de nosotros, que no la llevan, en fin, libertad. Y eso no es poco.

La cosa te obliga a replantearte todos tus esquemas, tus previsiones, tus expectativas y las metas que parecías haberte marcado. Y te das cuenta que las metas, sencillamente, desaparecen porque ni son justas ni tienen sentido alguno.

Y ves que lo prioritario no tiene que ver con que hable o que se desplace como los demás. Ella es capaz de hacerse entender -con una tenacidad increíble, casi cansina- y de llegar hasta donde le apetezca. Como suele decirse, contigo o sintigo. Y es lo que hay, y entiendes que lo prioritario sólo pasa por su sonrisa, por ver que está realmente bien.

Porque vas comprendiendo que ella no echa en falta lo que tú echarías. No necesita tantas cosas como los demás, y eso le genera menos ansiedad. Al contrario, disfruta como loca de cada momento. Es feliz sabiéndose atendida a su alrededor; es muy gata, y busca siempre que le hagan caso; o no, o de repente ya no quiere cuentas con nadie y le apetece manosear un móvil, investigándote todo lo que tengas guardado en él, a riesgo de perderlo.

Le encanta jugar, como a cualquiera. Y le tira mucho el jaleo. Allí donde hay niños, ahí tiene que ir, a ver qué se cuece. Y soy consciente de que el sentimiento espontáneo que verla en una sillita es de lástima, y eso es porque nos falta mucho que aprender. El otro día lo hablaba con alguien, que nuestra generación, y las anteriores, están ya perdidas. Hoy, al llegar al cole con su silla nueva, los chavalillos estaban alucinando, y ella más. Sólo ven a su amiga Meme con un juguete nuevo, de Frozen, a juego con sus gafas, y eso mola mucho.

Pues eso, las metas que a veces les marcamos son injustas, y sufrimos sin necesidad por ver si las alcanzan de una vez. Ya lo hará, o no. Fuera metas. Toca disfrutar y verla disfrutar, orgulloso. Donde ella quiera. Para eso ahora va sobre ruedas…

2 comentarios sobre “La vida sobre ruedas

  1. Me encanta lo q has escrito.
    Nos enseñaron a ponernos metas, nos enseñaron esquemas q crean expectativas.
    Y la vida es más sencilla q todo eso. Es como tú dices, vivir al día, disfrutar de cada momento y encontrar la sonrisa de la persona a la que quieres .
    Solo una meta: aprender de la sencillez de los niños. Aprender de Merceditas y verla sonreír.

    Me gusta

  2. Como siempre tienes toda la razón del mundo. Estoy deseando verla, ahora ya no la “para”nadie, será totalmente independiente.
    Para nosotros esto es un avance, es darle libertad para investigar, para “ir sóla por la vida” .Para otros padres sería tener un hijo digno de lástima. Pero es cuestión de valorar todo lo que ellos aportan a una familia. Quien no lo tiene en casa nunca por mucho que le intentes hacer ver, por muy cercano que sea, por lo mucho que conviva contigo; NUNCA LO ENTEMDERÁ. Son fuerza, son ganas, son alegría, son unión, etc. etc. Un abrazo…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s