azul Sara

altArNph2XwCzgXohZ92-YcdzVsQf1wPBe7712_EQK4oGlv

Me acabo de inventar un color. Bueno, yo sólo le pongo nombre, pero es que no soy capaz de explicar exactamente el color de los ojos de Sara, otra amiguita de nuestra hija, compañera de terapias y batallas.

Esta rubilla con rizos de muñeca de porcelana, tiene 27 meses y hace justo ese tiempo, nada más llegar a este mundo, la vida ya la puso a prueba. Tras un embarazo de lo más normal, en el parto, la pequeña aspiró meconio, algo que pone en guardia de inmediato a los profesionales que están pendientes de su venida.

Eso le provocó una parada cardiorespiratoria y la consiguiente cesárea de urgencia. Debido a la gravedad del momento, en sólo ocho horas, decidieron trasladarla del área de neonatos de Cruz Roja a la UCI del Hospital Reina Sofía, de Córdoba.

Allí permaneció 25 días ingresada. durante ese tiempo, ya comenzó a recibir tratamiento de fisioterapia de manos de César y Rosario -viejos conocidos ya de todos nosotros-, que se trasladaban a diario a donde las incubadoras para trabajar con ella. Digamos que es una atleta prematura.

El diagnóstico concreto tras el parto fue hipoxia, una falta prolongada de oxígeno, que le provocó un daño cerebral importante.

Eso se ha traducido en una afectación a nivel motor generalizado, lo que se trata con todo tipo de terapias para ayudarla en su desarrollo. Es una campeona con carácter, y lo demuestra todos los días en el “gimnasio”.

A nivel cognitivo, lo entiende todo perfectamente, pero su cuerpo se empeña en no seguir el ritmo de su cabecita, por ahora. La pequeña Sara está evolucionando, como todos, poquito a poco. Pero no se cansa de trabajar.

Con esos ojos tan especiales, aún sin hablar, ya te está diciendo con sólo una mirada que tiene todas las ganas del mundo para intentarlo. Ya os digo, no hay un azul en el mundo para que os podáis hacer una idea de su intensidad, tan serena, tan brillante, y que acostumbra a adornar con una bonita sonrisa.

Esa niñita, tan poquita cosa a la vista, fue capaz de llenar todo un Gran Teatro recientemente, con su presencia, a la que vinieron a acompañarla en su gran día los personajes más queridos de los cuentos de siempre.

Engaña, es pequeña y tranquila por fuera, y puro estallido de magia por dentro, magia que apenas deja escapar por los cristales color azul, azul Sara, de las ventanas de sus ojos.

altAtnQ--nJJ1lTDBbhjlPF-SiEVNqS9xTHoDjiusd8BQLD

6 thoughts on “azul Sara

  1. Que preciosa Sarita, siempre tiene una sonrisa, me encanta cuando mira a Carla y sonríe ,es como si sobraran las palabras y ellas solas se entendieran.
    Cuanto nos queda por aprender de estas niñ@s.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s